Hija de la empresaria Glenda Reyna, la actriz Eiza González, sin haber llegado a los 30 años, ya ha conquistado Hollywood con su belleza y su desparpajo mexicano.