La quinta generación de las tecnologías de transmisión de datos móviles ya está aquí y ha venido para quedarse. Su despliegue se considera ya una revolución tecnológica y aumentará la capacidad de las autopistas de la información de una manera nunca vista hasta ahora.