Con el confinamiento por la COVID-19, el impulso que vivía el mercado de los juegos de mesa en los últimos años ha sufrido un incremento que se materializa en un mayor volumen de ventas y con previsiones de crecer anualmente un 18,6%.