Desarrollado en Suiza e inspirado en el arte de la papiroflexia, el dron cartero circula por los aires rodeado por una jaula protectora que se despliega en segundos y permite entregar paquetes de hasta 500 gramos de forma rápida, autónoma y extremadamente segura.