Existe un edredón que es dos veces inteligente: controla por separado la temperatura de cada una de sus mitades y vuelve a alisarse, de forma automática, cuando sus ocupantes lo abandonan, permitiendo dormir mejor, suprimiendo la tarea de hacer la cama y termina con las discusiones de dormitorio sobre calor y frío.