Con las competiciones paradas y sin saber cuándo comenzará a rodar el balón, los mandatarios y equipos de fútbol buscan soluciones para establecer un nuevo calendario y cómo frenar el impacto económico provocado por la COVID-19, convencidos de que “nada será igual” tras la pandemia.