Empoderado por las nuevas tecnologías y que busca productos y servicios, tanto en línea como en entornos físicos, el nuevo consumidor global es cada vez más exigente. Además, sus decisiones de compra determinan qué firmas sobreviven y cuáles desaparecen en un corto espacio de tiempo.