Científicos están desarrollando un parche hormonal con microagujas que la mujer se aplicará unos segundos sobre la piel, sin dolor, para evitar la concepción durante varios meses.