Un inodoro convencional, con un dispositivo de monitorización especial, permite detectar signos de enfermedad a través del análisis automatizado de los residuos que eliminamos.