El 'smartphone' del futuro será un asistente personal con forma curvilínea, que se adaptará a la mano, dispondrá de una cubierta "gelatinosa", se operará con la voz y ¡generará hologramas!