El prototipo modular MetroSnap es “la navaja suiza” de los vehículos eléctricos debido a sus múltiples funciones: sobre su chasis con ruedas se instalan distintas cabinas para transportar pasajeros o cargas, que se pueden desprender, funcionando como tiendas, oficinas de correos o estaciones de paquetería.