Vómitos frecuentes e incapacidad para tolerar la comida y la bebida caracterizan a la hiperémesis gravídica, una dolencia que afecta a algunas mujeres, sobre todo durante los tres primeros meses de embarazo, y que puede convertir este periodo en un verdadero calvario.