Una adversidad seria puede ser una experiencia transformadora que dé un nuevo sentido a nuestra vida y nos ayude a dejar atrás nuestros miedos y preocupación por el futuro y a concentrarnos en lo importante: los afectos y el momento presente. ¡Aunque no hace falta que nos llegue una tragedia para vivir en plenitud!