Debido a las guerras que se libraron a lo largo de los siglos como muestra del poder de familias nobles o, a veces, simplemente por el capricho de un rey, el Viejo Continente está repleto de bellos e imponentes castillos, en varios casos muy inspiradores...