La isla de Hainan, en el sur de China, se ha convertido en un destino turístico internacional potenciando, además de sus playas, su cultura culinaria tropical, que destaca por el marisco, las frutas tropicales y el pollo al estilo Wenchang.