La bacteria Helicobacter Pylori puede alojarse en nuestro estómago y permanecer allí durante años sin que lo notemos. En otras ocasiones produce síntomas como náuseas o dolor de estómago e, incluso, puede llegar a causar enfermedades graves.