Tener la tensión arterial elevada es uno de los principales factores de riesgo de ictus. Mantenerla controlada es clave para prevenir esta y otras enfermedades. Sin embargo, muchas personas desconocen que son hipertensas.