Un hotel similar a un rascacielos, otros dos con miles de habitaciones, uno con más de trece siglos de antigüedad, y dos "inmensamente pequeños", forman parte del reducido club de establecimientos singulares que tienen algo especial y único.