En los últimos años la liga estadounidense de fútbol (MLS) ha sido un lugar de retirada para muchos grandes futbolistas, una rutina que se ha visto alterada con el retorno a Europa de Zlatan Ibrahimovic y Wayne Rooney.