A ratos una diosa, a ratos odiada con saña. Adorada por su cercanía con los pobres y acusada de nepotismo, Indira Gandhi, la única mujer que ha gobernado la mayor democracia del mundo hasta la fecha, nació y murió entre ovaciones y silbidos de decepción.