Un sistema que detecta y cuantifica la inflamación; un saco inteligente que garantiza la comodidad térmica del bebé o una vajilla que cuenta historias siempre diferentes tienen un factor común: son innovaciones patentadas por mujeres que mejorarán nuestras vidas en los próximos meses.