Después del “flygskam”, o la vergüenza de volar en avión, un nuevo movimiento llega de Suecia para luchar contra el cambio climático: el “Köpskam”. Busca reutilizar ropa y no adquirirla nueva cada poco tiempo, para eliminar el impacto de su producción en el medioambiente.