"Hace años que no me emociono con nada; me siento culpable desde hace mucho tiempo", dejó escrito Kurt Cobain en su nota de despedida en abril de 1994. Un cuarto de siglo después de su muerte, el líder de Nirvana sigue siendo venerado como la voz de una generación y uno de los músicos más influyentes del siglo XX.