La casa personal del renombrado arquitecto Graham Birchall, en Queensland, Australia, conformada por once burbujas que se entrecruzan en tres niveles y diseñada como una oda a la fuerza, la belleza y la sencillez del círculo y la esfera, está considerada como una propiedad de élite única en el mundo.