Denominada la “casa cero”, casi no consume energía para calefacción y refrigeración, no utiliza iluminación eléctrica durante el día, funciona con ventilación 100% natural, no emite carbono, y producirá más energía a lo largo de su vida útil de la que se utilizó para construirla, renovarla y hacerla funcionar…