La memoria funciona como un banco de felicidad, atesorando recuerdos positivos a los que podemos recurrir en momentos de necesidad, según el investigador Meik Wiking, que explica cómo crear momentos gratificantes y recordarlos... para siempre.