Ante una Semana Santa tan atípica como ésta, proponemos una obra que concentra como ninguna la pasión y la muerte de Cristo: La Piedad de Miguel Ángel Buonarroti, donde el autor consigue el equilibrio perfecto entre la belleza ideal del Renacimiento y la emoción contenida del dolor.