Gran Bretaña cuenta con la primera granja automatizada del mundo donde se ha cultivado y recogido una cosecha de cebada sin la participación de seres humanos sobre el terreno, utilizando vehículos no tripulados y drones manejados desde una sala de control.