Unos bloques giratorios llamados ‘brixels’, controlados mediante software y que cambian de posición, modifican la superficie que componen y le dan movimiento. Son la última generación de elementos para inspirar en arquitectura, interiorismo y arte.