Un nuevo plástico, producido a partir de azúcares vegetales en vez de combustibles fósiles, permitirá fabricar envases que se degradarán en tan solo un año y podría reducir drásticamente una de las principales formas de contaminación ambiental.