Flotillas de pequeños vehículos eléctricos autónomos entregarán alimentos y paquetes en las casas o lugares de trabajo, reemplazando a los vehículos automotores de reparto. El sistema ya funciona en una universidad y en una localidad de Washington (EE. UU.).