La capital británica es un destino habitual y 19,2 millones de personas pasearon por sus calles en 2017, según datos de Euromonitor International. Además de sus monumentos, sus mercadillos y su vida cultural, la ciudad tiene este año un especial atractivo para visitarla: una nueva boda real.