En Israel, la comunidad árabe beduina, comúnmente polígama, constituye una minoría musulmana de raíces nómadas de 250.000 personas -el 4% de la población- que vive principalmente en el desierto del Néguev, entre varios asentamientos regulados y 46 poblados no reconocidos por el Estado israelí.