La boca es el primer eslabón del proceso digestivo y lo que comemos influye considerablemente en nuestra salud oral. Uvas, limón o vino tinto –con moderación- son algunos de los alimentos que mejor les sientan a nuestros dientes, según un experto odontólogo.