El mundo se enfrenta a una decisiva encrucijada ambiental. A la par con los avances tecnológicos, se vive una carrera por el desarrollo de alternativas industriales y energéticas limpias que ayuden a revertir el cambio climático. Las microalgas son una de las opciones más prometedoras.