Como si de un personaje de la mítica “Ghost in the Sell” se tratara, Neil Harbisson es un cíborg humano que puede ver los colores de la vida y navegar por internet gracias a una antena clandestina implantada en su cerebro.