La celebración del 75 aniversario del Desembarco de Normandía ha vuelto a mostrar a esa zona del noroeste francés como un destino turístico de primer orden, ya que es la segunda región francesa más visitada después de París.