A veces la realidad puede superar a la ficción. Otras veces la alimenta o le sirve de inspiración. Es el caso de estas películas de miedo, basadas en hecho “reales”.