Primero fue China con su Sistema de Crédito Social, que tanto recordaba al de un episodio de la ficción "Black Mirror". Ahora, poco a poco, en el resto del mundo empezamos a formar parte de una realidad compuesta por “apps”, pero... ¿Pueden dictaminar ellas nuestro destino?