Tienen solo unos pocos miles de seguidores y, sin embargo, hacer una campaña publicitaria con ellos da como resultado un 60% más de posibilidades de venta que a través de famosos seguidos por millones de personas. Son los pequeños “influencers”, con los que menos… es más.