Se cumplen cien años de la muerte de Pierre-Auguste Renoir, pintor central en la evolución del impresionismo que evoca, fiesta, baile, juventud y alegría de vivir. Quizás por esta misma razón está considerado el más empático y cercano de los impresionistas.