El que fuera un ídolo juvenil gracias a encarnar al protagonista de "Twilight", y participar en la franquicia de Harry Potter, vuelve ahora a la escena cinematográfica convertido en un actor maduro cuyo nombre suena a Óscar.