Científicos australianos establecen por primera vez la relación entre la cantidad de plástico que ingiere una tortuga marina y sus posibilidades de morir, y explican en una entrevista que es “un paso clave para desencadenar una legislación ambiental que proteja específicamente a estos animales”.