El túnel ferroviario de San Gotardo, el más largo y profundo del mundo, fue inaugurado el 1 de junio para entrar en su fase final de pruebas y convertirse, a partir del 11 de diciembre, en una infraestructura que por su ubicación en el corazón de Europa favorecerá la economía del continente, principalmente en los sectores del comercio y el turismo.