Arte urbano, locales de moda, tiendas de segunda mano, mercados ‘vintage’ y música en directo han convertido a Shoreditch y Brick Lane en las zonas de moda de la capital británica, y al East End en la alternativa ‘hipster’ a barrios míticos como Camden, Notting Hill o el Soho.