Una de las mayores experiencias que atraen a turistas de todo el mundo hacia Bolivia es el ascenso a sus montañas, desde el desafiante Sajama en el altiplano hasta el Huayna Potosí cerca de La Paz a 6.088 metros sobre el nivel del mar. Pero los "sabios" glaciares se derriten por el calentamiento global.