Algunos viajan para desconectar, otros para conocer nuevos sitios, para probar otro tipo de gastronomía… pero hay quien viaja para vivir y conocer de cerca la guerra. Para aquellos viajeros que anhelan conocer el conflicto y quieren una ración extra de adrenalina, existen tours especializados.