Hay películas en las que los paisajes y ambientes cobran casi tanto protagonismo como la trama y su personajes. Recorrer sus localizaciones deja en el viajero unas emociones y recuerdos tanto o más intensos que el propio filme. Es el “turismo cinematográfico” que está de moda.