En el desayuno, como postre o para merendar, cualquier momento es bueno para saciar el hambre con naranjas, una fruta rica en vitaminas y minerales.