Las celebraciones de la Semana Santa son tan diversas y variopintas como las localidades donde se festejan. En Viveiro, al noreste de España, los pasos cuentan con figuras articuladas que recorren sus calles medievales con gran fervor, pero en recogimiento y silencio.